Peregrinación del Señor de Huanca en Cusco

Peregrinación del Señor de Huanca en Cusco

El 14 de septiembre de cada año, muchos peruanos y gente de países vecinos (principalmente Bolivia) llegan a Cusco para hacer la peregrinación al santuario del Señor de Huanca, que se encuentra ubicado a casi 50 kilómetros de la capital Inca, Cusco, a una altura de 3.100 metros (hasta 4.250 metros), es una caminata difícil de 6 horas en el medio de la noche y a bajas temperatura. Al final del recorrido se llega al santuario del señor de Huanca cuya en el cual se encuentra la pintura de un Cristo herido en una roca. Las peregrinos que llegan al lugar se lavan en las aguas puras de la primavera, con la esperanza de tener muchas bendiciones el resto del año. Antes del día de la peregrinación , se da una semana llena de fiestas.

Huanca lands were owned by the religious order of the Mercy of Cusco

En el tiempo en que gobernaban los españoles en el Perú, el Valle Sagrado y Cusco eran zonas muy pobres. Cusco había perdido su importancia política y los gobernantes españoles eran considerados considerado crueles y humillantes. La minería como hasta la actualidad era muy rentable, por lo que españoles obligaban a la gente Inka a trabajar en las minas como mineros. Sin embargo, con los españoles también llegó al perú la religión católica y la palabra de Jesucristo. La gente de la zona rápidamente se asoció con la imagen de Cristo ya que al igual que él sufrían maltratos. Entonces pronto se convirtió en un símbolo de esperanza.

De acuerdo con la narración uno de los mineros, Diego Quispe, al ver que uno de sus compañeros de trabajo, estaba siendo golpeado por un capataz, salió en su defensa. Al día siguiente, Diego fue encarcelado. Temiendo por su vida, huyó a los montes de Huanca. Cuando salió el sol, se refugió en una cueva esperando no ser encontrado por los españoles. Durante todo el día, oró el “Padre Nuestro” y “Ave María”. Sólo el poder de Dios le dio a Diego la esperanza de no ser encontrado. Al caer la noche salió de la cueva para mirar el cielo. Se dio cuenta de que no había luna. De repente, una luz apareció. Fue Jesucristo, todavía sangrando por los golpes recibidos. Diego no podía moverse, se apoderó de él una emoción divina. El hombre santo se dirigió a él y le dijo que se fuera por la mañana y que dirigiera sus pasos hacia Chinchero. Allí encontraría un cura del cual debía recibir la comunión y luego debía regresar.

Lord of Huanca

Débil por el hambre, la fatiga y las emociones, Diego se quedó dormido por mucho tiempo. Cristo le despertó y le dijo que era hora de levantarse. Diego fue al pueblo de Chinchero. Encontró el sacerdote y luego volvió a la cueva con un grupo de personas. Las únicas personas en las que confiaba y por las que podía ser visto en Chinchero. Mientras Diego les mostraba el lugar de la aparición, el sacerdote ordenó a Diego que entrara en la cueva y garantizara la presencia de Cristo. Poco después, Diego llamó al sacerdote y, de hecho Cristo estaba en la cueva con heridas frescas. Entonces llamaron a los demás para que fueran testigos de la aparición. Este hecho se conoce como la primera peregrinación al Señor de Huanca. Un puñado de personas indígenas, humildes y sencilla inició un culto que con el tiempo llegó a miles de almas en busca de paz. Hoy en día, después del tiempo transcurrido el Señor de Huanca se convirtió en el padre y consejero de todos los dolores.

Pilgrimage route of Señor de Huanca

Las tierras de Huanca eran propiedad de la orden religiosa de la Misericordia del Cusco. Por lo tanto, Diego pensó que era necesario que ellos supieran sobre la extraordinaria aparición. El superior de la orden religiosa creyó en la palabra de Diego y decidió enviar un pintor a Huanca. Diego informó al pintor de todos los detalles de la aparición. Entonces pintó la figura de Cristo en la roca. El pintor luego contó que al hacer su trabajo sintió como que una mano divina lo estaba guiando. Luego de que el retrato en Huanca estuvo terminado, comenzó una tradición que algunos nativos del lugar llevaban a cabo casi en secreto. Con el tiempo, la peregrinación se convirtió en un gran evento con muchos visitantes.

Cusco’s people have a lot of devotion for the Lord of Huanca.

Hoy en día muchos miles de peruanos, bolivianos y también gente de otras nacionalidades llega a cusco exclusivamente para hacer la peregrinación. Al visitar la cueva, se conmemora la aparición de Cristo y la esperanza de recibir sus bendiciones. El pueblo de Cusco tienen mucha devoción por el Señor de Huanca. Para ellos es una figura milagrosa y dicen que por lo general les concede cualquier deseo.

La ruta del peregrino comienza en la plaza de San Jerónimo, aproximadamente a 5 km de Cusco. Pronto el camino empieza a tornarse cuesta arriba. Después de unas horas los peregrinos toman un descanso en alguna de las comunidades que se encuentran a lo largo del camino. Allí por lo general toman alguna bebida caliente y un poco de comida. Después de descansar un poco, la caminata continúa por un camino plano, pronto le sigue un descenso que va por un estrecho sendero empinado. Al final de este descenso se encuentra el templo del Señor de Huanca.

The Pilgrim route starts at the plaza of San Jeronimo, at aprox 5 kilometers from Cusco.

Después de recibir las bendiciones del sacerdote, la gente enciende velas para adorar al Señor. Muchas personas también se bañan en las piscinas de agua bendita para limpiar espiritualmente sus cuerpos. Cuando se hacen todas las bendiciones y limpiezas, la gente se dirige a San Salvador, aquí se lleva a cabo una feria donde la gente puede comprar recuerdos y artesanías con las imágenes del Señor de Huanca. Mucha gente va a recoger agua bendita y continuar su camino a casa desde aquí.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *